lunes, 27 de septiembre de 2010

SOBRE EL DESALOJO LLEVADO A CABO EL 21 DE SEPTIEMBRE EN EL BARRIO LOS ALCÁZARES EN BOGOTÁ.


“mientras muchos aun tienen la esperanza en el parlamento  para defender su derecho a una vivienda digna, nosotros tenemos la esperanza puesta en la acción directa  organizada, solidaria y contestataria de  nosotros  los desposeídos y  oprimidos  por el poder,  somos nosotros lo que debemos de librar la lucha por la reivindicación de nuestros derechos”.




El día 21 de septiembre se llevo a cabo el desalojo de un edifico de alrededor de 15 familias  en la localidad de barrios unidos en Bogotá,  en este  día en que se celebro el día internacional de la paz, aquella que busca consolidar el  poder, una paz donde no haya resistencia a la explotación y a la opresión, donde los ideales por transformar la sociedad sean reemplazados por el rutinario conformismo y obediencia a las leyes de los poderosos.
Efectivos de la Fuerza Disponible Llegando al sitio de la Diligencia

La ocupación del edificio comenzó hace cerca de 10 años, era un inmueble casi en ruinas al que los sucesivos habitantes de este, comenzaron a arreglar, tramitaron con las empresas de servicios públicos la conexión de estos, por los que comenzaron a pagar,  los recibos de estos llegaban a nombre de los verdaderos dueños, una familia burguesa que habita actualmente en estados unidos pero que decidieron olvidar esta propiedad. Hace poco tiempo comenzó el alegato judicial de Edgar Tavera un hombre, que aseguraba ser el dueño del edificio, sin embargo nunca mostró el certificado de libertad, ni las escrituras que confirmaran su afirmación, sin embargo como es usual en este imperio de la corrupción, el sujeto en mención valiéndose de sobornos y falsificación de documentos logro que desde la rama judicial del Estado, respaldaran su interés de desalojar a los habitantes del edificio, para quedarse con este.


El señor Edgar Tavera, había logrado apoderarse del garaje del edificio, el cual es un espacio independiente de los apartamentos y desde donde planeaba  los ataques contra los ocupantes de la edificación, Después de 6 intentos fallidos de desalojo, finalmente lo  logro en el  séptimo intento. La mañana del martes iniciaba de manera violenta, eran cerca de las 6:00 am cuando el edificio fue hostigado con piedra arrojada por delincuentes contratados por el supuesto dueño del edificio los cuales se resguardaban desde tiempo atrás en el garaje, quedando rotos   varios ventanales, igualmente el servicio de electricidad fue suspendido, después de esto se comenzó a organizar la barricada, se dispusieron gran cantidad de materiales, entre puertas, estructuras metálicas, escombros etc., desde  la puerta de ingreso al edificio hasta  el segundo piso, en todo esto se vivía un ambiente de solidaridad que fortalecía los ánimos sobreponiéndose al inevitable miedo de muchos, hacia las 8:00 am comenzaron a llegar las primeras unidades policiales, tiempo después llegaron tres tanquetas del ESMAD (escuadrón móvil anti-disturbios).


Siendo las 8 de la mañana, Alrededor de 100 policías estaban prestos para iniciar la orden de desalojo, a la defensa de los habitantes del edificio la policía respondió con chorros de agua desde las tanquetas, arrojando con fuerza los vidrios que aun quedaban en las ventanas, la piedra no dejaba de ser arrojada desde los diferentes apartamentos, la policía sin embargo logro custodiar a los cerrajeros hasta la puerta del edificio, colocándoles como protección un enorme portón que impedía que fueran atacados y les facilitaba su trabajo,  después de más de una hora de interrumpida batalla la puerta del edificio fue retirada, tras lo cual comenzaron la tarea no fácil de comenzar a retirar los escombros que protegían a los habitantes del edificio, la arremetida de la policía continuaba sin cesar.

Hacia las dos horas comenzaron a tumbar un muro lateral  a la escalera, desde la bodega ubicada en el primer piso, bajo posesión del supuesto dueño, las cosas comenzaron a complicarse más, los ánimos se estaban desvaneciendo entre la gente, la policía ya estaba dentro del edificio, a su ingreso arrojo gas lacrimógeno y chorros de agua con la manguera de una maquina de bomberos que llego al lugar.

En las casas vecinas la policía logro acceder a las terrazas se sentia el peligro de que las utilizaran para ingresar al edificio,  finalmente y pensando en la seguridad de los niños, puesto que es sabido que en los desalojos que se efectúan en Bogotá el ICBF (Instituto Colombiano de Bienestar Familiar) se lleva a los niños presentes en la  vivienda, con el argumento de que “ya no tienen una casa y deben de estar protegidos por una autoridad competente”, se decidió negociar, a lo que la policía respondió con mas chorros de agua desde la escalera, finalmente lograron acceder al edificio después de más de dos horas y media de enfrentamiento.
Escombros  retirados por la policía que impedían el acceso al edificio.
La policía ingreso con funcionarios de la personería de Bogotá, secretaria de gobierno, de integración social, secretaria de salud y del ICBF, quienes procedieron a realizar la diligencia de desalojo apartamento por apartamento, cosa totalmente improcedente al no existir los respectivos  despachos comisorios y certificados de libertad.

Cabe resaltar la posición de las entidades del distrito que se negaron a llevar a cabo una negociación colectiva, buscaron en todo momento el dividir a las personas para facilitar el desalojo de todos, sumado a esto la muy probable traición de un residente de un  apartamento, que al parecer negocio con el supuesto dueño del apartamento su salida de este, finalmente el edificio quedo vacío ya en horas de la noche, los diferentes residentes de los apartamentos fueron a casas de familiares o amigos, pero sin tener la garantía de una vivienda propia.

Los medios Masivos de Comunicación se hicieron presentes en el lugar del desalojo, pero como es habitual su labor fue la de desinformar exaltando la “noble labor” de la policía al cumplir la orden de desalojo que dejo alrededor de 30 adultos y 50 niños sin una vivienda. Contrario a lo publicado por los medios, al servicio del capital fueron detenidas dos personas que desde las afueras hacían agitación y hacían ver a los medios de comunicación y a los habitantes del barrio cual era la realidad de lo que estaba ocurriendo, como es común en este país sus voces fueron calladas; alrededor de 7 policías se abalanzaron sobre las dos personas subiéndolas a una patrulla de la policía, a esto se sumo el constante hostigamiento de policías de civil que amenazaban con encarcelar a las personas que desde afuera hacían presión.


Como estas 15 familias, cientos más son desalojadas cada año en Colombia, bajo la complicidad del Estado con el capital y con hombres corruptos como este señor, sin embargo la lucha por una vivienda digna continua, esta solo fue una batalla perdida.

ACCIÓN DIRECTA, LUCHA COMUNAL, NINGÚN DESALOJO SIN RESPUESTA
VIVA LA LUCHA POR UNA VIVIENDA DIGNA





Links extraídos de la prensa burguesa:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada