martes, 21 de septiembre de 2010

El anarquismo en el Japón (1890)

Artículo sobre los primeros contactos entre el movimiento anarquista internacional y simpatizantes en el Japón. Este obscuro documento, entrega alguna información importante y reveladora del período de 1890, el cual es bastante ignorado en las historias que existen del movimiento anarquista japonés, la cuales suelen comenzar esta historia con las actividades periodísticas de Kôtoku Shûsui durante el período de la guerra ruso-japonesa (1904-1905). Traducción y notas de José Antonio Gutiérrez D.
Imagen de un periódico anarquista japonés titulado "El Inquilino" (15 de Julio de 1923), donde el campesino anarquista desafía al terrateniente (imagen de John Crump "The Anarchist Movement in Japan", ACE, 1996)

Nota preliminar


El siguiente artículo, de la revista anarquista inglesa Freedom (Libertad), publicado en Agosto de 1890, tiene una gran importancia documental. Primero que nada, porque hasta la fecha, todas las historias del anarquismo en el Japón toman a Kôtoku Shûsui como el fundador del movimiento anarquista nipón. Aunque no cabe duda de su rol como pionero y como la persona que dio forma al movimiento en ese país, este artículo demuestra que hubo un movimiento previo a él, por reducido que haya sido, que hizo circular ideas, las cuales, sin ninguna duda, tuvieron algún impacto más tarde con la formación del movimiento sindical en 1897, hecho que precedió la labor socialista de Kôtoku. Su labor como organizador y propagandista, por lo tanto, no ocurría en el vacío ni sobre una tabla rasa.

En segundo lugar, porque esta entrevista da cuenta de la importancia de la relación entre los anarquistas de EEUU y el movimiento japonés aún antes de Kôtoku y aún antes de que se formara en California, en 1906, la primera organización propiamente anarquista japonesa: el Partido Social Revolucionario. Esta relación fue mantenida tanto a través de la correspondencia con los anarquistas residentes en su país, así como con la comunidad inmigrante en la costa occidental de los EEUU. La prensa anarquista japonesa circula entre ellos, se hacen llegar folletos y materiales de propaganda desde los EEUU y existen relaciones directas, incluso con un corresponsal que viaja al Japón, con una de las publicaciones más dinámicas y de mejor calidad de la época, la Freiheit (Libertad), publicación anarquista en lengua alemana, cuyo director era ni más ni menos que el infatigable anarquista y revolucionario Johann Most. LaFreiheit, era, además, expresión del movimiento anarquista alemán en los EEUU, un movimiento de enorme vitalidad, que tan sólo algunos años antes de este artículo había sido violentamente reprimido durante la huelga por las ocho horas de trabajo de 1886, que terminó con cinco anarquistas en la horca, los Mártires de Chicago, los cuales son conmemorados todos los Primeros de Mayo por los trabajadores en todo el mundo.

Esperamos que este importante documento, que revela información hasta ahora ignorada por los historiadores del movimiento libertario japonés, arroje nueva luz sobre los orígenes del movimiento anarquista y sindical en el Japón, en la crucial década de 1890, una década en la cual la modernización capitalista forzada del Estado japonés comenzó a enfrentar la respuesta organizada del proletariado nipón. 


José Antonio Gutiérrez D.

21 de Septiembre, 2010



El anarquismo en el Japón (1890)


Somos proclives a considerar a los japoneses como personas de una raza semi-civilizada para la cual el anarquismo y el socialismo son desconocidos; y cuando nos proclamamos internacionalistas, muchos entre nosotros jamás soñarían incluir en la hermandad universal a aquellas personas insulares del Lejano Oriente, precisamente porque los desconocemos, y quizás de manera algo instintiva les tememos como a una fuerza reaccionaria. Pero el progreso ha estado avanzando a grandes zancadas últimamente. El Lejano Oriente está empezando a despertar. 

Recientemente, un tal sr. Kaneko fue enviado a Europa por el gobierno del Japón con la intención de reunir ideas para formar un parlamento, y es que desde hace mucho tiempo los japoneses vienen introduciendo innovación tras innovación copiadas de Europa o de los EEUU. Las simpatías del sr. Kaneko, por supuesto, están del lado de la aristocracia como corresponde a un funcionario. Él se ha “deslumbrado en admiración ante la cultura y el encanto de la nobleza inglesa”. Él les considera como “la flor más fina de la especie humana”, mientras que los obreros le parecen “diabólicos y brutales”. Todo lo cual demuestra la escasa diferencia existente entre la aristocracia de Occidente y de Oriente. 

El Freiheit de Nueva York [1], recientemente traía algunas informaciones de gran interés sobre el movimiento obrero en estas lejanas tierras. El compañero Hoffmann, que vive en Osaka y Kobe, es el informante. Por el momento, no existe ninguna organización. Solamente hay un movimiento literario. Los libros de socialismo y anarquismo escritos por gente local están prohibidos, pero se nos dice que los textos escritos por extranjeros son permitidos y que aún se han hecho y circulado traducciones de esas obras a la lengua japonesa sin inconvenientes.

El líder del primer movimiento fue Talui Tokitchi, quien fuera recompensado con tres años de prisión. Su partido no desea ni rey ni gobierno de ninguna especie. Kageame Hiddle, profesora y una de las mujeres más activas en el movimiento obrero, dijo en un discurso que “el fin que debemos perseguir ha de ser el comunismo, el comunalismo, o algo por el estilo”. Un órgano de este partido, llamado Siglo Diecinueve, vio la luz, pero fue pronto suprimido por las autoridades. Fue sucedido por Tgui, que quiere decir Libertad [2]. Este periódico se imprime en California, en San Francisco. Su primer número apareció el 13 de Diciembre del pasado año. Cuenta cada edición con tan sólo 500 copias, y de éstas, 200 circulan en los EEUU y 300 en Japón. De Siglo Diecinueve aparecieron 93 números hasta el último en Diciembre, durante el año y los nueve meses que duró su existencia. El editor de Tgui es S. Shikitsu, en la calle O’Farrell, número 314, San Francisco. 

Aquellos que estén dispuestos a ayudar la causa socialista en el Japón, no pueden hacer nada mejor que enviar prensa socialista, folletos y libros de que dispongan, a Julius Hoffmann, Calle Séptima, número 62, Nueva York, EEUU, aclarando que son para el Japón. 

Un reciente número de Freiheit entrega detalles de una entrevista entre el Dr. Hoffmann y Kageame Hiddle en Osaka, Japón. Kageame tiene rasgos bastante agraciados, habla bien y de manera persuasiva, y todo su aspecto transmite la idea de una gran nobleza de carácter. Dice que el objetivo de su partido es una sociedad sin gobierno, y toda la conversación da prueba que ella es absolutamente anarquista. Kageame ya ha pasado cinco años en prisión. Ella desea ponerse en contacto con revolucionarios de todo el mundo y pide que se le envíen periódicos y folletos. Ella puede encontrar traductores entre sus amigos.

Freedom,
Vol. 4 -- No. 45
Agosto, 1890

Traducción: José Antonio Gutiérrez D.

[1] Referencia al periódico de Johann Most.
[2] La palabra japonesa para libertad se pronuncia, en realidad Jiyuu

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada